“Yo tampoco fui invitada a la boda real, pero la pagué de mi bolsillo”

antibodarealm2004cartel

     Para divertimento de los royals a los ciudadanos se les recorta.                    La abultada factura de la boda real diez años después.

Se cumplen diez años de la boda de los actuales príncipes de Asturias. La prensa rosa hace su particular agosto contando anécdotas más que cursis, poniendo de relieve el romanticismo, los chascarrillos graciosos y todos esos “momentos inolvidables” que tanto gustan a los asiduos de la prensa del corazón. Pero junto a ello también emergen otros datos, como son los económicos. ¿Cuánto costó la boda del año 2004? ¿Qué significó para muchas personas aquel acontecimiento? ¿Por qué para que unos pocos se divirtieran otros tuvieron que sufrir algunos recortes?

Oficialmente no existen datos exactos sobre cuánto costó la boda, aunque en su momento el gobierno socialista dijo que ese coste era “proporcionado y perfectamente asumible”. ¿Proporcionado y asumible? ¿Para quién? ¿También para los republicanos, para las personas que se quedan sin prestaciones, o a quienes han recortado la subvención para tal o cual actividad por falta de fondos? Obviamente es asumible para los monárquicos, o para esos partidos del establishment –qué pena el PSOE, o por lo menos un sector suyo- que apuntalan a la monarquía con la esperanza del pacto tácito de que ésta ayuda a que este establishment siga igual. Pero vamos con las cifras.

De los 20 millones de euros oficiales de los que se habló, algunas fuentes apuntan que esta cifra se doblaría. Solo en seguridad se gastaron unos siete millones de euros; cerca del millón costó decorar la catedral de La Almudena; casi medio millón en maquillaje y peluquería; y otros gastos menores, como el alquiler de la vajilla, que abultan la factura hasta hacerla desorbitada, tal y como aparece en prensa, http://www.diariodeleon.es/noticias/sociedad/coste-total-boda-principe-asciende-40-millones-euros_139095.html. Por supuesto, no se sabe exactamente lo que aportó la Casa Real, más allá de algunos bailes de cifras sin concretar, y como no se sabe, ¿por qué no pensar que apenas apoquinó?

Todo esto nos lleva a una reflexión sobre para qué sirve la monarquía y por qué tenemos que pagarla. El “bodorrio” no fue más que un acto para apuntalar a una institución que entonces estaba en un momento dulce, pero que pronto pasaría a los que ahora denominan annus horribilis. ¿Era necesario? En un país donde una parte cada vez más considerable de las personas se autodenomina republicana, o por lo menos no fervorosa monárquica, no se entiende que una parte tan importante de los presupuestos públicos –tan menguantes como todos sabemos- tenga que ir a un acto privado y de carácter personal, como es el matrimonio. Tal y como dijo Félix Taberna, de IU, “una boda tiene que tener un carácter privado, y ésta (en referencia a la de los príncipes) está adquiriendo un carácter folklórico, cuando no esperpéntico”.  Por mucho que se diga que es una boda de estado, que es el heredero de la Corona –una cosa es ser heredero y otra cosa es llegar a reinar…- no entiendo la ansia de algunos partidos políticos por hacer actos regios con que apuntalar a la institución monárquica. Con honrosas excepciones eso sí, porque miembros de Izquierda Unida o Partido Nacionalista Vasco, entre otros, no acudieron al evento. No se puede decir lo mismo de algunos líderes sindicales, como Cándido Méndez, que acude a este evento compartiendo lista de invitados con los principales capitalistas del país. Quizás otro sinsentido.

images

 

Ahora bien, durante la boda no todo fueron apoyos fervorosos. Así, desde los movimientos sociales hubo muchas protestas. Es el caso del Movimiento Popular contra la Boda Real, cuyo lema es “menos bodas reales y más gastos sociales”. Así que no todo fue fervor popular por la monarquía, como se quería vender en su momento. Muchas personas mostraban su enfado e indignación por el hecho de que para que los príncipes y demás royals se diviertan, otros tengan que sufrir. ¿Es eso lícito? Obviamente no, y una institución que se base en eso no merece el respeto de ningún demócrata.

Por otra parte, también causa indignación y rabia la opacidad de la Casa Real y la de los propios príncipes en torno al evento. De hecho, la prensa extranjera ha dado más datos que la propia prensa española, como fue el caso de la BBC británica http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/misc/newsid_3737000/3737115.stm. Ya sabemos la alergia de éstos a dar entrevistas –callando y otorgando en temas como el caso Noos- pero dado el dispendio que ocasionó aquel evento, y que sigue ocasionando su ritmo de vida, podrían de vez en cuando explicar algo a la ciudadanía, que ya no es su vasalla sino que debería tener el derecho a decidir cuando quiera no pagar ni un euro más.

En definitiva, en este décimo aniversario de la boda real, en que la prensa –incluso la prensa seria- nos ha querido vender lo magníficos que son los príncipes, lo enamorados que están (como si eso fuera noticia de la prensa) y lo preparadísimos que están para asumir las riendas de la institución, hay muchos temas todavía opacos y sin aclarar. El dispendio que conllevó aquel evento es uno de ellos. Un derroche para diversión de unos pocos que significó el sufrimiento de otros que vieron recortes a cuestiones de primera necesidad. Una verdadera vergüenza en una democracia moderna.

Sara Orellán –

@saraorellan

 

Anuncios

“Lo que nunca perdonaremos a Felipe de Borbón”

1280px-Bosque_del_Recuerdo_-_01

“El bosque de los Ausentes” Jardín en homenaje a las víctimas del 11M 2004, Madrid.

2004: Tragedia en España con casi 200 muertos.  

Felipe de Borbón viaja al Caribe  -extraoficialmente- para celebrar su despedida de soltero y organiza la boda más cara de la historia de España, pagada por los españoles.

A los ciudadanos se nos echa en cara tener “memoria de pez”.

Pero, ¿Y si tiramos de hemeroteca?

Que cada cual saque las oportunas conclusiones.

De lo que querría hablar aquí es acerca de valores humanos tales como:

Sensibilidad, Empatía, Humildad, Sacrificio y Honestidad. Se tienen o no se tienen

.                                                                      

Han pasado 10 años; pero para muchos españoles, lo sucedido entonces constituye el principio del fin cierta simpatía que en un momento les pudo suscitar la familia real.  Y lo peor de todo, el ocultamiento, el secretismo, el intento de engañar: Nos enteramos por la prensa internacional, porque en España, en 2004, la prensa nacional todavía (…) protegía a los Borbones.

La boda de Felipe de Borbón se celebró el 22 de mayo, apenas dos meses después de los atentados del 11 de marzo en Madrid, ¡Como si no hubiese ocurrido nada! ¿Cómo es posible celebrar una “Boda de Estado” justo cuando España entera está de luto? ¿Por qué no se aplazó la celebración de la boda, dada la cercanía temporal con aquella terrible tragedia?.

La decisión de celebrar la fiesta de despedida de soltero – “de incógnito”– y de seguir adelante con la fecha de la boda, ofendió profundamente los más elementales sentimientos de muchos españoles, entre los que me incluyo. Nos pareció una falta de sensibilidad imperdonable. Porque, tras la situación dramática y traumática que habíamos vivido, esperábamos, requeríamos, exigíamos por parte de la familia real un esfuerzo mayor. ¿Sacrificio? No, claro, esa palabra no existe para la monarquía; el sacrificio es para la gleba, para los súbditos, para los de abajo, para el resto de insignificantes mortales….

Si hubieran aplazado la boda unos meses, nos habrían demostrado con hechos aquello de “nos alegramos de vuestras alegrías y lloramos con vuestro dolor”…. Pero no, todo se quedó en bonitas palabras. A partir de ése momento fue cuando muchos españoles entendimos, con claridad meridiana que, la “Agenda Real” pertenece a la categoría de lo “divino” y que está “más allá del bien y del mal …por la gracia de dios”.

Sí, ahora nos dirán que cumplieron con su “papel institucional” al visitar un hospital y hacerse la foto con los heridos, encabezar la manifestación contra los atentados y acudir al funeral de estado con rostro compungido…. Y no ponemos en duda que escenificaron su guion a la perfección, pero, en ése preciso momento, España esperaba más de ellos y ellos no estuvieron a la altura de las circunstancias. Diez años después, no es extraño que los niveles de popularidad de la monarquía en España estén bajo mínimos. El mensaje que nos quedó a muchos fue que, dicho de manera coloquial, “van a lo suyo”.

En vista de todo lo anterior, nos preguntamos: Por ejemplo, si un ciudadano español o de otro país está organizando su boda y, repentinamente muere un familiar cercano (padre, madre, hermano, hijo, hija, etc..) en un accidente, ¿Qué habría hecho? ¿Celebrar la despedida de soltero/a a escondidas del resto de la familia? ¿Seguir adelante con la boda, como si nada hubiese ocurrido? O, más bien, ¿Aplazar la fecha de la ceremonia, aunque ello implicara molestias o trastornos a los invitados, la organización, etc.? Y por supuesto, nada de fiesta de despedida de solteros…

A 10 años de aquella boda: ¿Para qué nos ha servido? ¿Ha contribuido al desarrollo de nuestra democracia? ¿Nos ha ayudado a mejorar como país? Rotundamente NO.

En otro orden de cosas, y conocido lo anterior, habría que comenzar ya a desmontar algunas falacias interesadas:

Los  Borbones trabajan por España” – FALSO. Más bien, “trabajan” por la permanencia de la monarquía en España, porque viven de los españoles.

Juan Carlos I trajo la democracia a España” – FALSO.  Fue el dictador Francisco Franco quien eligió a dedo a Juan Carlos de Borbón como su sucesor. Tres años después de la muerte del dictador, en 1978, las élites del régimen Franquista redactaron, a puerta cerrada, una Constitución que, como las “tablas de Moisés”, presentaron a los españoles para que la votasen, sí o sí.

“En España ya hay una democracia de calidad” – FALSO. La verdadera democracia llegará a España el día en que se convoque un referéndum y se pregunte a los españoles si quieren continuar con el régimen monárquico (“herederos del Imperio Español”) o, si entre todos, construimos una República Federal Española, democrática y del siglo XXI.

CRONOLOGÍA:

Madrid, jueves 11 de Marzo 2004 –

ESPAÑA VIVE EL MAYOR ATENTADO DE SU HISTORIA.

“Los atentados del 11 de marzo de 2004 (conocidos también por el numerónimo 11-M) fueron una serie de ataques terroristas en cuatro trenes de la red de Cercanías de Madrid llevados a cabo por una célula de terroristas yihadistas, tal como reveló la investigación policial y judicial.

Se trata del segundo mayor atentado cometido en Europa hasta la fecha, con 10 explosiones casi simultáneas en cuatro trenes a la hora punta de la mañana (entre las 07:36 y las 07:40). Más tarde, tras un intento de desactivación, la policía detonaría, de forma controlada, dos artefactos que no habían estallado, desactivando un tercero que permitiría, gracias a su contenido, iniciar las primeras pesquisas que conducirían a la identificación de los autores. Fallecieron 192 personas, y 1858 resultaron heridas.”

Madrid, viernes 12 de Marzo, 2004 –

MULTITUDINARIA  MANIFESTACIÓN EN MADRID EN CONTRA DE LOS ATENTADOS.

“Esta manifestación, convocada por el gobierno, fue probablemente la protesta más multitudinaria de la historia de España junto con la realizada tras el intento de golpe de Estado del 23-F, la manifestación de repulsa tras el asesinato de Miguel Ángel Blanco o las manifestaciones contra la guerra de Irak.

A las 19:00, 2,3 millones de personas se manifestaron en Madrid (población de 4 millones) bajo una lluvia intensa, gritando «¡Todos íbamos en ese tren!», «¡No estamos todos: faltan 200!», «¡España, unida, jamás será vencida!», «¡ETA no!», «¡Al-Qaeda no!», «¡Asesinos, asesinos!» o «No está lloviendo, Madrid está llorando». En un principio la manifestación iba a tener lugar entre la plaza de Colón y Atocha, de hecho se llenaron también las calles adyacentes. De forma poética, se decía que no llovía en Madrid, sino que Madrid lloraba. El Príncipe Felipe y las Infantas Elena y Cristina de Borbón se unieron a la manifestación, siendo ésta la primera vez en la historia que un miembro de la Familia Real española lo hace. El cardenal Rouco Varela, Arzobispo de Madrid, también se manifestó por primera vez…”

Madrid, 25 de marzo de 2004 –

FUNERAL DE ESTADO POR EL 11M

 “Las lágrimas de la familia real”

“Los Reyes y sus hijos, en un gesto espontáneo, recorrieron la nave central de la catedral de la Almudena para consolar a los familiares de las víctimas del 11-M…”

24 de Marzo de 2004 –

FELIPE Y LETIZIA SUSPENDEN SU DESPEDIDA DE SOLTEROS EN SOLIDARIDAD CON LAS VÍCTIMAS DEL 11M.

“El Príncipe y Letizia Ortiz suspenden su despedida de solteros en solidaridad con las víctimas del 11-M y sus familias…”

“El Príncipe de Asturias y su prometida, Letizia Ortiz, han decidido, de mutuo acuerdo y en solidaridad con las víctimas del 11-M y sus familias, suspender la despedida de solteros. Don Felipe y Doña Letizia tenían previsto celebrar una fiesta antes de su enlace el próximo 22 de mayo en alguno de los reales sitios con los que cuenta Patrimonio Nacional en las inmediaciones de Madrid…”

 08 de Abril de 2004 –

FELIPE Y LETIZIA, REVISADOS EN EL AEROPUERTO DE MIAMI

“Funcionarios obligaron al príncipe y a su novia a pasar los controles en el aeropuerto”

“Las duras medidas de seguridad impuestas por los Estados Unidos en sus aeropuertos causaron ayer un insólito incidente diplomático con uno de los aliados de Washington en su ofensiva sobre Irak, cuando las autoridades del aeropuerto de Miami obligaron el jueves al príncipe Felipe de España y a Letizia Ortiz a someterse a controles.

La pareja y sus cuatro guardaespaldas llegaron procedentes de las Bahamas en un avión fletado para tomar en Miami un vuelo de Iberia hacia Madrid. Cuando el príncipe Felipe y Letizia trataron de recoger su equipaje, fueron conminados por la policía a que abrieran las valijas, que fueron cuidadosamente inspeccionadas por los servicios de seguridad. Según relata The Miami Herald, en ese momento saltó la polémica entre el entorno del príncipe y los cuerpos de seguridad del aeropuerto. “°Somos sus aliados: no pueden hacer esto!”, gritó un miembro de la delegación”.

Domingo de Pascua, 11 de Abril de 2004

DEL CARIBE A MALLORCA, LA SEMANA SANTA DE DON FELIPE Y DOÑA LETICIA

“Su Alteza Real el Príncipe de Asturias y doña Letizia Ortiz llegaron ayer a Palma de Mallorca después de pasar unos días de descanso en el Caribe. Acompañados por un grupo de amigos, primero disfrutaron de unos días de mar en Santo Domingo (República Dominicana), para después viajar a las idílicas playas de Nassau, en las Islas Bahamas.

Después de este adelanto de viaje de novios, con escala y el «asunto» de las maletas en Miami, la pareja regresó a España y viajó hasta Palma de Mallorca. Se trata de la primera visita de doña Letizia a la isla balear como prometida de Don Felipe. Allí, la pareja se unió a los Reyes, que el pasado miércoles trasladaron su residencia al Palacio de Marivent, y a las Infantas, con sus respectivos esposos…”

Sábado 22 de Mayo de 2004 – Boda Real en España

“La boda real entre el príncipe Felipe de Borbón y Letizia Ortiz se celebró en la Catedral de la Almudena deMadrid el día 22 de mayo de 2004, ante más de 1.200 invitados. Al acontecimiento asistieron representantes de 12 casas reales reinantes y otros 12 pertenecientes a casas reales no reinantes.

Tuvo la consideración de boda de Estado, la primera en España desde hacía más de 50 años, y fue también la primera boda en celebrarse en la catedral de Madrid, que había sido consagrada en el año 1993…”

06 de Septiembre de 2004

“FELIPE Y LETICIA QUIEREN CELEBRAR EN SEPTIEMBRE LA FIESTA DE “DESPEDIDA DE SOLTEROS” SUSPENDIDA ANTES DE LA BODA”

“Felipe de Borbón y Letizia Ortiz están dispuestos a celebrar este mes de septiembre, a la vuelta de las vacaciones, la fiesta de despedida de solteros que fue suspendida en vísperas de la boda, celebrada en mayo…”

17 de Diciembre de 2013 –

LOS PRÍNCIPES NO SUSPENDIERON SU FIESTA POR EL 11M.

“Un correo electrónico aportado ayer por Diego Torres al juez Castro demuestra que los príncipes Felipe y Leticia no suspendieron, en señal de luto por el 11-M, su despedida de solteros. En ese mensaje Iñaki Urdangarin envía a su amigo Pedro López de Quesada un listado de posibles invitados a la despedida, con dos columnas: la de los amigos y parientes fijos y la de los dudosos. En la primera columna aparecen los nombres de Iñaki Urdangarin, su cuñado Marichalar y los Gómez Acebo, primos de la infanta Cristina y de don Felipe…”

—————————————–

Más información – Ver enlaces:

Rocío Rodríguez

@rociorodriguezx

”Lo que nos cuesta la monarquía”

familia-real-espanola-marivent-2007

La familia Borbón disfruta de sus vacaciones en el palacio de Marivent, Mallorca, verano 2007.

         Con tantos recortes, ¿podemos permitir el elevado coste de mantener a la Casa Real?

En casi todas las manifestaciones contra los recortes que inundan todo el territorio estatal, vemos constantemente banderas republicanas. El sentir de la población refleja que no se puede permitir que ante los constantes recortes en sanidad, educación y otras áreas, que tanto sufrimiento generan en la población, las personas pertenecientes a la casa real derrochen el dinero que al resto de la población se le recorta, después de habérselo cobrado a través de sus impuestos. Un sentir además que nos enlaza con nuestras ansias de una democracia más plena, más madura, en definitiva, más real.

Son estas pues las dos razones más poderosas que la ciudadanía esgrime para el fin del sistema de gobierno monárquico: su altísimo coste, y el déficit democrático que conlleva.
Comencemos por su coste. Según el republicano Amadeo Martínez Inglés, en http://www.unidadcivicaporlarepublica.es/index.php/monarquia/las-cuentas-del-rey/3333-561654350-euros-coste-real-de-la-monarquia-espanola, la monarquía cuesta un total de 561.654.350 euros. Una cifra muy superior a lo que oficialmente se dice. Este alto gasto será legal, pero es absolutamente inmoral. Porque el dinero es del contribuyente, todos nosotros pagamos, a través de nuestros impuestos, que son cada vez más elevados, por cierto. Por ello, no puede ser que ese dinero vaya al derroche de una familia, cuyo único mérito es ser Borbón y que la dictadura franquista y el bipartidismo de la transición han encumbrado.

En este tiempo de recortes no podemos mantener una monarquía que oficialmente cuesta alrededor de 8 millones de euros al año, pero que extraoficialmente cuesta muchísimo más. Porque muchos de los gastos de esta familia corren a cuenta de diferentes ministerios. Defensa paga la seguridad, exteriores paga parte de los viajes, y a otros ministerios se cargan otros muchos gastos. Todas estas evidencias son las que hacen que hoy más que nunca alcemos la voz. No solamente para que la casa real sea incluida en la llamada ley de transparencia, que parece que finalmente así será, sino directamente para abrir un proceso democrático que culmine en una forma de estado republicano.

Porque en la actual oleada de recortes que los ciudadanos sufrimos, mantener a una familia que solo se dedica a derrochar los impuestos que nosotros pagamos es absolutamente bochornoso, inmoral e inadmisible. ¿Se puede ser un buen jefe de
estado viendo tanto sufrimiento en la gente, y gastando el dinero alegremente? A mi parecer, igual que al de los miles de manifestantes que ondean las banderas republicanas en las manifestaciones, que son la voz del pueblo, la respuesta es un no rotundo.

La segunda razón que hemos esgrimido es la del déficit democrático que lleva intrínseco el régimen monárquico. Cierto es que la república no siempre es sinónimo de democracia (ejemplos como el nazismo, las dictaduras latinoamericanas de los 70, o el estalinismo nos dan buena prueba de ello). Pero la monarquía siempre es sinónimo de desigualdad. Y la monarquía es un problema para consolidar un estado moderno y democrático, por mucho que se hayan inventado esa modalidad llamada “monarquía parlamentaria”. Más aún en España, donde el actual jefe de estado, el rey, fue designado a dedo por un dictador, y ha vivido a la sombra de un metarrelato de la transición que le han encumbrado como demócrata. Hasta que se ha roto el encanto, ha habido una ruptura generacional, se ha comenzado a escarbar en el pasado, y ha comenzado a desmoronarse ese relato.

Ahora solo falta que este sentir republicano que hay en la población, que lo vemos a diario expresado en las demandas por una mejora de la sociedad, articule una propuesta política.

Sara Orellán
@saraorellan

http://tribunaretorno.blogspot.com.es/

10 razones para derribar a la monarquía española:

1.- Es ilegitima. La impuso la dictadura franquista.
2.- No cumple ningun papel o función especifica que justifique su permanencia.
3.- Es profundamente antidemocratica. Pues es vitalicia y hereditaria.
4.- No es transparente: El rey de España, en el ranking de los ricos del
mundo, está en el puesto 130 y en el puesto 40 en Europa. Cuando
todavía no era rey no figuraba en ninguna lista de los ricos del
planeta. Llegó a españa en 1948, sin patrimonio conocido o declarado.
5.- Limita enormemente la libertad de expresión, obliga a la
autocensura, por la presión que ejerce sobre los medios y las personas que tienen la valentía de criticarlo.
6.- Es un dispendio desproporcionado. El gasto de la casa real que
está habilmente camuflado en varios ministerios; sobrepasa al
presupuesto de algunas comunidades autonomas y ministerios como el de justicia, hacienda etc.etc.
7.- Los escandalos permanentes de la familia real perjudican
enormemente la imagen de España en el mundo.
8.- Siendo el jefe del Estado no impidio ni impide la participación
española en las invasiones de Irak, Afganistan, Libia, ex-Yugoslavia
etc., etc.
9.- Presume de gran amistad con monarquias opacas, arcaicas y
de dudoso espiritu democrático; como las de Marruecos, Arabia Saudi, Qatar etc.
10.- El abandono de los Saharauis ante la invasión marroqui es unos de
los actos más cobardes e infames de la historia de España y de su
entera responsabilidad.

S. Vázquez Covelo.

Con la Sucesión en los talones…

Felipe de Borbón y Juan Carlos I de Borbón

 “La monarquía solo sirve para servirse a sí misma“. – Francisco Umbral

¿Para qué sirve realmente la monarquía hoy en España (aparte de ser un absurdo anacronismo)? Poco más que para el ornamento, lucimiento y pavoneo de sus miembros… o no entiendo nada.
Después de las avergonzantes noticias que han rodeado a la familia real española los últimos meses, no sería de extrañar, que ahora se estén planteando una posible abdicación de Juan Carlos I a favor de su hijo Felipe: Un lavado de cara. Porque una dinastia- negocio familiar tan sustancioso, con más de 300 años en su haber y un patrimonio incalculable, no le van a dejar caer solo por unos cotilleos de revista rosa.
Y es que ya se les ha terminado la imagen de familia unida, feliz y ejemplar;
tambíen la imagen de que tienen un papel imprescindible, como mediadores en las relaciones internacionales. Durante el último año, los hechos han desmentido sobradamente ambos argumentos; tan solo habría que echar un vistazo a la prensa de los últimos meses…
Por todo esto, habría que hacer balance, un escrutinio exhaustivo de cuáles son sus actividades “reales”, que inversión implican y qué rentabilidad objetiva aportan, de cara a nuestro país. El mismo examen o evaluación que haríamos a un ministro de exteriores, embajador, etc…. ¿Labores de “representación”? Es decir, hablando claramente, ¿Labores de “autopromoción”?  Hacerse la foto con unos y con otros, y poco más…. Sigue leyendo